Miguel Ángel Hernández Navarro
Miguel Ángel Hernández Navarro

En la Nochebuena de 1995, el mejor amigo de Miguel Ángel Hernández asesinó a su hermana y se quitó la vida saltando por un barranco. Ocurrió en un pequeño caserío de la huerta de Murcia. Nadie supo nunca el porqué. La investigación se cerró y el crimen quedó para siempre en el olvido. Veinte años después, cuando las heridas parecen haber dejado de sangrar y el duelo se ha consumado, el escritor decide regresar a la huerta y, metiéndose en la piel de un detective, intenta reconstruir aquella noche trágica que marcó el fin de su adolescencia. Pero viajar en el tiempo es siempre alterar el pasado, y la investigación despertará unos fantasmas que creía haber dejado atrás: la infancia marcada por la Iglesia, el pecado y la culpa; la presencia constante de la enfermedad y la muerte; el universo opresivo y cerrado del que un día consiguió salir. Y con ellos emergerá también la experiencia de una nostalgia contradictoria: la memoria de una felicidad velada, el reencuentro con un origen injustamente sepultado.

Una conmovedora novela sobre la colisión de dos mundos y dos modos de vida. Una soberbia narración a dos tiempos que nos adentra en una España profunda e inexplorada. Un ajuste de cuentas con el pasado. Pero, sobre todo, una sutil e incisiva meditación acerca de la ética de la literatura, que, como en algún momento dice el narrador de esta historia, nos hace tomar conciencia de que «escribiendo no siempre se gana, que a veces también naufragamos ante el dolor de los demás».

 

Descarnada y honesta, a medio camino entre el thriller policiaco y la confesión autobiográfica, con ecos de autores como Emmanuel Carrère o Delphine de Vigan, esta tercera novela de Miguel Ángel Hernández supone un verdadero paso de gigante en la construcción de una obra personal, sólida y coherente, y constata que, como ya intuyera Enrique Vila-Matas tras la lectura de la celebrada El instante de peligro (finalista del Premio Herralde de Novela), nos encontramos sin duda ante «uno de los escritores europeos más destacados de su generación».

 

"Un libro absorbente, de una honestidad sin fisuras. Una magnífica novela sin ficción” (Javier Cercas)

 

“Una obra tan desgarradora como empática, cruda y hermosa” (Juan Cervera, Rockdelux)

 

“Un texto único, emocionante y brutal” (Qué Leer)

 

“Convencen por igual las tres líneas que alternan en la obra: la reconstrucción de las horas que siguieron a la tragedia de la Nochebuena de 1995 —el mejor amigo del autor asesina a su hermana y luego se suicida—; el largo proceso de investigación de esa amarga historia; y todo lo referente al proceso de escritura de la obra. Vencidas las dudas y convencido de que valía la pena contarla, la obra se despliega como un soberbio cuadro social y humano y como una crónica exigente y rigurosa, muy bien escrita.” (Ana Rodríguez Fischer, El País)

 

“Novela de una intensidad aterradora, escrita con un control de escritura casi maníaco y distante, explosivo (…) Una gran novela, una de las más bellas de todas las que se han escrito en los últimos años, tal vez en las últimas décadas.” (Dino Villatico, Gli Stati Generali).

 

"No es extraño que el autor que ha construido la maravillosa arquitectura de Patriaelogie El dolor de los demás y su doble plan narrativo en el que el mundo interior de quienes investigan, enfrentado en segunda persona, alterna con la investigación de la realidad. Y la realidad está llena de fantasmas." (Paolo Lepri, Corriere della Sera)

 

“El autor como anfitrión y huésped de su relato, una reflexión sobre la escritura, un amigo que mata a su hermana y se suicida, esta que aparece de improviso en una foto, una pesquisa, un dibujo de la España de los noventa y, en fin, una estupenda novela de Miguel Ángel Hernández.” (Fernando Aramburu, autor de Patria).

 

“La memoria de nada informa, tan sólo es una bruma personal, y sólo a través del dolor de los demás podemos comprender el nuestro. Escritura inmejorable que respira una verdad escalofriante. Miguel Ángel Hernández ha escrito su mejor libro, que no es poco decir. Hay que leerlo.” (Agustín Fernández Mallo, autor de Nocilla Dream)

 

“Libro conmovedor, de una inteligencia y sensibilidad exquisitas. Un tratado sobre afectos inapropiados y la incomprensión del mal cuando irrumpe en nuestras comunidades y anida en seres queridos, sobre la empatía, el poder de la palabra y sus límites.” (Edurne Portela, El País)

 

“Descomunal novela. Salvajemente maravillosa” (Laura Barrachina,Radio 3)

 

“Uno de los grandes libros de la temporada, voluntariamente exento de truculencias y morbo, y de rotunda honestidad” (El Cultural).

 

“Una novela que creará escuela (…) Miguel Ángel Hernández ha escrito una novela mayor en su tesitura. Y la mejor que he leído en mucho tiempo, en castellano o traducida, sobre el dolor de los demás y la pregunta de si, al final de todo lo enormemente triste que nos ocurrió, podemos perdonar.”  (J. Ernesto Ayala-Dip, El País).

 

“Descarnada y violenta, así son los hechos narrados, pero a la vez cálida y cercana, así resulta la manera en que Hernández nos los cuenta. Sin duda, estamos ante uno de los mejores y más personales libros del año.” (Propera Parada: Cultura).

 

“La novela resulta magistral, sobre todo por la sabia mezcla de la tragedia, el recuerdo, el ambiente rural… Y, especialmente, por la maestría de Hernandez para describir su evolución humana, la visión personal del verdadero dolor. Ese es el armazón estilístico de una novela insuperable” (Nicolás Miñambres, Diario de León).

 

“Su mejor obra hasta la fecha. Partiendo de un recuerdo de su pasado, Hernández hace del dolor virtud literaria. Y no era fácil.” Inés Martín Rodrigo, ABC Cultural

 

“Miguel Ángel Hernandez desarrolla una voz narrativa potente y llena de sutileza, refractaria a cualquier tentación morbosa, un relato que en ocasiones es fronterizo con el thriller, y cristalino en la tensión ética con la que avanza.” Iñigo Urrutia, El Diario Vasco.

 

“Novela inolvidable y que, una vez más, confirma a Miguel Ángel Hernandez como uno de los escritores más versátiles, interesante y agudos del momento.” Pedro Pujante, La Opinión

 

“El narrador murciano evita en todo momento la impostura y consigue que El dolor de los demás destile verdad y conmueva a los lectores de una novela que se sitúa por méritos propios entre lo mejor de la narrativa española contemporánea.” (Basilio Pujante, El noroeste).

 

“¿Cómo puede ser que el asesinato de alguien hace veinte años en un pueblo perdido de Murcia esté hablando de ti? La clave está en que el dolor de los demás, sin negrita ni cursiva, es un dolor colectivo, global, universal. Y por eso deberías leerlo. Y por eso vas a leerlo.” (Víctor González, Libros y literatura).

 

 “Una prosa excelente, una voz firme y una literatura con mucho que contar. (…) Una novela extraordinaria.” (Antonio Parra Sanz, La Verdad).

 

“Una novela inteligente, inquietante y valiente. Una tela de araña extraordinaria de la que no es fácil despegarse, ni siquiera al final de la lectura.” (El fuego de Montag)

 

“El dolor de los demás es uno de esos fenómenos llamados a perdurar y a trascender. A crear escuela. A abrir caminos, ampliar miras y marcar territorios.” (Jesús Lens, Ideal)

 

“Una obra de una autenticidad deslumbrante, administrada con la dosificación que el magisterio narrativo, pero también la conciencia ética ejercen sobre un asunto tan delicado y doloroso”. (Fernando Parra, Información)

 

 “Hasta qué punto, por ejemplo, es ético escribir sobre la vida de los otros: “¿Qué derechos tenemos sobre ellos y su memoria?”. Porque eso es lo que hace Miguel Angel Hernández en esta intensa crónica biográfica: abrir heridas, convocar a los muertos, resucitar un pasado oculto y zarandear su dolor y el de los suyos (…) Una novela valiosa sobre la catarsis que se produce al desenterrar y recomponer el pasado.” (Mara Malibrán, Mujer Hoy).

 

“Una de las mejores novelas publicadas en el estado español en lo que va de año, una historia extraída con dolor, golpes de teclado y malos sueños, de las entrañas del escritor murciano” (Herme Cerezo, Siglo XXI).

 

“Una novela arriesgada, la cual solo puede ser escrita por un valiente que sea capaz de romper sus propios miedos mirándolos cara a cara y afrontando todas sus consecuencias, por muy difíciles que estas puedan llegar a ser.” (Joan Roure).

 

“Un libro tan fascinante como inclasificable (...) Uno solo siente su dolor, nunca el dolor de los demás. A menos que se encuentre con un escritor como Miguel Ángel Hernández. Entonces se opera el milagro.” (Juan José Lara, La Opinión). 

 

“Una novela memorable sobre la culpa y la desubicación” (Miguel Serrano Larraz, Turia)